miércoles, 22 de abril de 2009

Distanasia - Ortotanasia - Eutanasia

La Distanasia y la Eutanasia son acciones que están localizadas en los extremos del manejo de un paciente en estado terminal. La Ortotanasia está en el medio. La Ortotanasia significa muerte justa, recta, conoce y respeta el momento de la muerte, sin adelantarlo ni retrasarlo. Evita intervenciones inútiles. No abandona en ningún momento al paciente. Evita la prolongación innecesaria de la vida en situaciones terminales como el acortamiento deliberado de la misma.

Se llama Paciente Terminal a un paciente con un proceso patológico agudo, subagudo o más habitualmente crónico, no resolutivo y sujeto solamente a manejo paliativo, y que posiblemente su muerte ocurrirá en pocos días o meses.

Dejar que la Naturaleza siga su curso en una enfermedad incurable y terminal. Debemos contar siempre con los deseos del paciente ante una enfermedad terminal. Para aplicar la ortotanasia debe haber una certeza de la irreversibilidad de la enfermedad junto con los sufrimientos que produzaca dicha enfermedad. Aquí viene el expertismo médico, ojalá de un equipo que define las conductas a seguir para proponerle a su paciente.

Hay que mejorar el proceso de morir cambiando el miedo por la seguridad, el paternalismo egoísta por la autonomía de la persona, el abandono por compañía, el silencio por la paciencia de escuchar, el dolor por el alivio, la mentira por la esperanza y el encarnizamiento terapéutico por el control de los síntomas.

Que desea morir en su casa, respetemos esa autonomía, que quiere estar hospitalizado apoyémoslo. Que quiere no estar sedado o que quiere lo contrario.

Las Unidades de Cuidado Intensivo no son el sitio apropiado para aplicar la Eutanasia. Las Instituciones Hospitalarias deben contar con sitios especiales en donde se aplique el Tratamiento Paliativo al máximo. Y en donde no sea preocupación un descenso de la presión arterial para corregirla con inotrópicos, ni los electrolitos y gases arteriales alterados. Un sitio en donde el paciente puede estar permanentemente acompañado de sus seres queridos. Un sitio en donde se preste la ayuda espiritual. Un sitio en donde se tenga un equipo multidisciplinario que mejore la calidad del proceso de morir. Un sitio en donde se respeten los deseos del paciente: Que se quiere tomar un vino u otro trago: que se lo tome. Que se quiere fumar un cigarrillo a pesar de su enfermedad pulmonar: que se lo fume. El “Hombre tiene derecho a vivir su propia vida y morir su propia muerte”. Tiene derecho a protagonizar su muerte.

Otros sitios de acción para mejorar la calidad del proceso de morir son los Hospicios u Hogares de Retiro en donde se debe perfeccionar el manejo paliativo.

Soy muy partidario que en la mayoría de estos casos terminales, sea en la casa. Debemos organizar un grupo multidisciplinario que sirva de soporte a los familiares para el manejo de estos pacientes. Deben crearse grupos multidisciplinarios que se vuelvan expertos en Manejo Paliativo. Debe haber facilidad para la consecución de todas las drogas de uso paliativo, incluyendo los opiáceos.
Hay una falla tremenda en nuestras Escuelas de Medicina en preparar a nuestros estudiantes en el Tratamiento Paliativo. Debemos corregir esto.
No es necesario hospitalizar el proceso de morir.

Hay que ayudar a bien morir pero lo que no se puede es matar. Hay que evitar tratamientos dolorosos e injustificados o inútiles. Es legítimo considerar la suspensión de tratamientos onerosos, peligrosos, extraordinarios o desproporcionados en pacientes terminales. Se llaman métodos extraordinarios a aquellos que agregan más sufrimientos, y no contribuyen en nada a su salud.

Autor:
Dr. Javier Gutiérrez Jaramillo.
Presidente Comité Etica Medico Clinica
Fundacion Valle Del Lili.

http://biblio.upmx.mx/download/cebidoc/Dossiers/ortotanasia016.asp

1 comentario:

El Mar no Cesa dijo...

Cuan de acuerdo estoy con esta entrada amigo Sid, es un tema delicado para muchos, pero para quienes hemos tenido un familiar o amigo "terminal" estas palabras cobran un significado tremendo.
Un abrazo, espero te encuentres bien.
El Mar.