martes, 3 de marzo de 2009

Balada V

Mirad que Amor me hizo un don ingrato,
pues me condujo a enamorarme en Prato.

Enamorado estoy de una doncella
a quien sólo de tarde en tarde veo.
Ni artes ni ruegos válenme con ella,
que envidia y celos miran mi deseo.
De cosecha esperanza no destella,
mas de tener sembrado el campo trato.
Mirad si amor me hizo un don ingrato,
que me condujo a enamorarme en Prato.

Angelo Poliziano

1 comentario:

Estenopeica dijo...

Allí donde huele a mierda,
huele a ser.
El hombre hubiera podido muy bien no cagar,
no abrir el bolsillo anal.
Pero eligió cagar,
como hubiera elegido vivir
en vez de aceptar vivir muerto...

(Antonin Artaud. Parte de En busca de la fecalidad)

Es uno de los pocos poetas que ha despertado mi interés. Saludos, Sid.